Morihei Ueshiba (O sensei)

Fundador del Aikido, fue considerado el más grande maestro de artes marciales de la historia. Aún siendo un anciano de ochenta años, podía desarmar a cualquier enemigo, vencer a cualquier número de atacantes e inmovilizar a un oponente con un solo dedo. Aunque invencible como guerrero, Morihei era sobre todo un hombre de paz que detestaba las peleas, la guerra y toda clase de violencia. Su camino era el Aikido, “El arte de la paz”.

Nació el 14 de diciembre de 1883. Con un creciente interés por el Budo, estudió en la escuela Kito de Ju Jitsu (combate a manos libres) y en la escuela Shinkage de Ken Jutsu (sable). Perfeccionándose en distintos estilos y con maestros muy reconocidos, continuó su búsqueda del Budo hasta crear la Escuela Ueshiba de Artes Marciales. Su prestigio se extendió rápidamente. En 1923 dio el nombre oficial de Aiki Bujutsu a su arte. Su habilidad marcial alcanzó un nivel casi sobrehumano, hasta que experimentó la revelación de lo que había buscado toda su vida. Comprendió la esencia del Ki (fuerza de la vida universal) y que la fuente del Budo es el espíritu de protección. Se dedicó entonces a estudios más profundos y a elaborar esta nueva “Vía del Budo”.

Su arte pasó a denominarse AIKIDO. Fueron abriéndose nuevos dojos por todo Japón y el prestigio del maestro creció ya a nivel internacional. El 26 de abril de 1969 falleció el Gran Maestro. Ese mismo día el Gobierno japonés le otorgó la Orden del Tesoro Sagrado, la condecoración más valiosa que haya recibido el fundador del AIKIDO.